ILUMINANDO A LA MADRE TIERRA

usuario ucd

La Hora del Planeta. Seguramente estamos familiarizados, ¿verdad? Los últimos sábados de marzo de todos los años, entre las 8:30 y 9:30, de forma voluntaria, hacemos un alto en el consumo de electricidad tan atado a nuestro estilo de vida contemporáneo. Nada de luces ni aparatos eléctricos por una hora, demostrando la preocupación por el futuro climático del planeta tierra, la casa de todos. Sin embargo, esto no se trata exclusivamente de un gesto simbólico para presumir conciencia ambientalista. Es un movimiento global para involucrarnos en la protección de la naturaleza en general. Tanto el evento como el movimiento, con varios años de historia, no son ajenos al ámbito de la publicidad.

Todo inicia en el 2007 como una iniciativa del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), llevándose a cabo en Sydney, Australia. La idea surgió gracias a la agencia de publicidad Leo Burnett, como un modo realmente participativo y eficaz de conectar a la gente con una nueva perspectiva responsable con el planeta. Leo Burnett, se encargó de realizar las campañas de difusión varios meses antes del evento inicial, uniendo esfuerzos con The Sydney Morning Herald y The Sun Herald, dos importantes diarios australianos. Incluso, la firma de consultoría de servicios profesionales PwC, y la entonces alcaldesa de la ciudad de Sydney Clover Moore, se sumaron al primer apagón. Fue un éxito sin precedentes, que unió a 2,2 millones de personas de la ciudad en el esfuerzo por dar una hora de cese de consumo energético y reduciendo la contaminación lumínica. Un breve respiro.

La corriente se propagó rápidamente, al siguiente año más de 50 millones de personas participaron y en el 2009, el número llegó a 1000 millones. Ese año también marcó el inicio de la celebración en el Perú, donde un tercio de la población se adhirió. En los años siguientes, el alcance se multiplicó de manera notable, marcando un hito histórico en más de 170 países. A diferencia de lo que podría interpretarse, no estamos ante una campaña de ahorro, puesto que el consumo energético real no disminuye de manera sustancial. La acción como tal, busca generar compromiso de parte de individuos, empresas y gobiernos, logrando soluciones que vayan más allá de la fecha misma, como dice el propio sitio web de la campaña.

Sin duda, la concepción original de la agencia Leo Burnett es una clara prueba de la eficacia que puede representar la publicidad, orientándose no solamente a ganancias económicas, también a causas beneficiosas para la humanidad y los ecosistemas. Gracias a ello, en la oscuridad de la ciudad sin luces, la esperanza ilumina el futuro de la Madre Tierra.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>