DESDE ATRÁS HACIA ADELANTE

usuario ucd

Las relaciones públicas ya están aquí y han venido para quedarse. Con mayor o menor ritmo, se han constituido como una disciplina independiente y formal en Latinoamérica gracias al aporte de académicos en la universidades y asociaciones como la Asociación Latinoamericana de Carreras Universitarias de Relaciones Públicas (ALACAURP), creada en nuestro propio país en 1999. Pero, este cambio no se realizó de la noche a la mañana. En cambio, es producto de varias décadas de transformaciones a procesos muy importantes a nivel económico, político y social. Echemos un breve vistazo a esta evolución para saber sobre qué terreno estamos pisando.

Inicialmente, se practicaron las relaciones públicas por primera vez en Latinoamérica a través de las empresas multinacionales establecidas a inicios del siglo XX, muchas de las cuales tenían su origen en los Estados Unidos. En el Perú, por ejemplo, la actividad vio la luz a través de la International Petroleum Company y la Cerro de Pasco Copper Corporation, enfocándose en la obtención de una buena imagen. A medida que pasaron las décadas, se llevó a cabo un proceso de modernización e industrialización en la región, muchas veces dificultado por la inestabilidad política y económica en los países vivida en los años sesenta y setenta. También, había una carencia de estudios y marco teórico propio, restringiendo la difusión académica. Lo que quedaba era simplemente recibir los conocimientos forjados en el extranjero.

Sin embargo, pronto llegaron los avances propios. Brasil, fue el primer país en tomar el liderazgo, realizando actividades en el ámbito gubernamental, luego lo siguieron México y Colombia en el ámbito empresarial. En Brasil se crea la Asociación Brasileña de Relaciones Públicas (ABRP) en 1954, mientras que en Colombia se fundó en 1963 el Centro Colombiano de Relaciones Públicas y Comunicación Organizacional (CECORP). También, Argentina vivió un auge de la profesión desde 1958.

Entre los factores decisivos para la consolidación de las relaciones públicas tenemos la apertura económica, la globalización y sobre todo la democracia, ligada a la libertad de expresión. Fue posible que los países dejaran de ser meros receptores y se transformaran en productores de conocimientos y generación de bibliografía, apoyados en la investigación, las asociaciones y las escuelas. Por citar el caso peruano, el Colegio Profesional de Relacionistas Públicos data del 2005, una fecha relativamente reciente. Así fue, como la libertad económica y política hizo posible que actualmente se llegue al reconocimiento de la función estratégica en ciertos casos, aunque queda mucho por hacer para que los progresos lleguen a la mayoría de organizaciones.

De todos modos, quedan varios puntos por lograr, entre ellos el reconocimiento pleno de la función estratégica y no solamente un solucionador de conflictos y crisis en casos de emergencia. Pero, no hay motivos para dejar de ser optimista y esperar que el largo trabajo rinda frutos, cuando se deje de ver la profesión como subordinada a otras disciplinas de la comunicación.

Tags: FIRMA, HISTORIA, PR, usmp,

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>